Seleccionar página

Uno de los campos donde más se trabaja el lenguaje corporal es el ámbito de la justicia. Para los agentes de seguridad, el lenguaje corporal de un individuo puede denotar su implicación o no en un delito. La serie televisiva “Miénteme” es un claro ejemplo de ello. Como sabéis, esta serie está basada en las investigaciones de Paul Ekman; padre de la interpretación científica del lenguaje corporal.

Otro ámbito donde el lenguaje corporal cobra mucha importancia es durante la celebración de los juicios. El acusado, si está bien asesorado (si tiene dinero, normalmente lo está), trabaja mucho este aspecto, y más aún cuando la sentencia la tiene que emitir un jurado popular.

Una noticia reciente, me ha llamado la atención y quiero traerla aquí.

¿Conocen a este hombre?

Se trata de Jeremy Meeks, de 30 años, y uno de los cuatro hombres arrestados en junio de este año en la localidad de Stockton, como presuntos responsables de varios tiroteos y robos. Saltó a la popularidad tras publicarse su foto policial (arriba expuesta) en facebook por el departamento de policía de California tras ser detenido. A los pocos minutos ya había conseguido 12.000 «like», más de 3.000 comentarios y era compartida en 300 ocasiones. Las fotos de los otros tres detenidos, también colgadas en el Facebook de la policía de Stockton, sólo sumaron 19 comentarios.

La importancia de un rostro armónico o bello, mejora considerablemente la buena impresión y predisposición a tener pensamientos y valoraciones positivas del individuo. De acuerdo con un estudio realizado en la Universidad Cornell (Nueva York, EE UU) en 2010 y publicado en Behavioural Sciences & The Lawla belleza del acusado influye tanto el veredicto como en la sentencia. Concretamente, los acusados poco atractivos reciben un 22% más de condenas que los físicamente atractivos. Además, los menos agraciados también son condenados a sentencias más largas, una media de 22 meses más en prisión.

Por otra parte, un artículo publicado en la revista especializada American Journal of Forensic Psychology demostraba que el número de veredictos de culpabilidad se reduce cuando el acusado lleva gafas, ya que al parecer el jurado inconscientemente lo considera más inteligente.

Conclusión; si eres guap@, te miraran con mejores ojos. Aunque en la cárcel también lo harán…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest