Seleccionar página

Estos días, me han llamado la atención dos vídeos que han recorrido las redes sociales. Uno de ellos muestra las reacciones de personas que son testigos de una agresión verbal y física en un ascensor. El otro vídeo es la reacción de un cliente sentado en un restaurante cuando entran varias personas a destrozar el local.

Pincha en el siguiente enlace para acceder al otro vídeo

http://www.wouzee.com/es/video/48476

Ambos vídeos merecen un análisis exhaustivo. Hoy tan solo quiero reflexionar sobre la condición humana. Ni todos los que no han prestado ayuda en el ascensor son unos miserables, ni la persona que se ha quedado en el bar tomando su bebida es un héroe. Todos han sido dominados por su instinto de conservación. Ese instinto de conservación que todos tenemos y que cuando vemos un acto agresivo frente a nosotros, tendemos a realizar una de las siguientes tres acciones:

  1. Huir.- Es la acción más común y la que a lo largo de la evolución ha servido para que el ser humano sobreviva ante situaciones de peligro. Es el instinto más primario.

  2. Atacar.- Cuando no es posible huir y vemos que nuestra integridad, nuestras posesiones o seres queridos corren peligro, es la acción que se adopta. Un animal acorralado no tiene otra opción que atacar.

  3. La acción previa a huir o atacar; inmovilismo.- Antes de hacer nada, nuestro cerebro tiende a evaluar la situación, y en milésimas de segundo activa la acción de huir o atacar. Cuando se evalúa la situación, y si el agresor no muestra hostilidad directa hacia el protagonista (en ninguno de los vídeos el/los agresores mostraron hostilidad ni con los otros del ascensor o contra el cliente del bar), este tiende a quedarse quieto para no llamar la atención. Esta técnica la utilizan muchas especies para confundir al depredador y huir cuando este se despiste.

Resaltar el acto de valentía y heroicismo de la mujer que se enfrentó al agresor del ascensor. No tan solo por amenazarle de que iba a llamar a la policía, sino que cuando el actor decide salir de su papel de agresor, toca con su mano derecha el hombro de la mujer. En ese momento, la mujer no se altera, ni se asusta. Permanece quieta. Puedo asegurar que en ese momento, y sin saber que ese hombre era un actor, la reacción más común sería la de apartarse inmediatamente.

Captura de pantalla 2014-11-19 a las 14.01.02

Me descubro ante esta mujer.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest