Seleccionar página

En el día de hoy ha causado gran revuelo mediático las imágenes de la familia real española a la salida de la Catedral de Palma de Mallorca.

Las imágenes han sido analizadas en multitud de espacios televisivos y comentadas en todos los medios de comunicación nacionales.

Desde este blog, quiero reseñar aspectos que me han parecido relevantes.

 

1.- Llamada de atención al fotógrafo por parte de Doña Sofia: Alzamiento de cejas y leve apertura de la boca

2.- Composición de la fotografía: Se denota que la princesa Leonor está acostumbrada a posar, y al percatarse de que hay un posado se dirige hacia su posición. Mientras tanto, Doña Sofia busca a su otra nieta.

3.- Preparados…: Ya están dispuestos para la foto. La infanta Leonor ha captado el mensaje y se dispone a posar, pero… la reina Letizia parece no estar de acuerdo con esta acción, su mano en el pelo denota contrariedad. Presten atención que utiliza la mano izquierda para tocar el pelo de su lado derecho; cruza todo su brazo frente su pecho denotando actitud defensiva. Podemos pensar que esa mano está más libre pues puede llevar el bolso colgado en el hombro derecho, pero no; lo lleva en el hombro izquierdo.

4.- Empieza la marejada- La reina Letizia se cruza frente al fotógrafo sin motivo aparente. Hace una muy breve pausa y saluda a una señora (le viene bien para justificar ese cruce), pero denota que su intención no es saludar, pues cuando cruza no mira a esta persona, mira a sus hijas. La expresión del trío cambia; La princesa baja de intensidad su sonrisa de pose, Doña Sofia denota contrariedad y dureza y la infanta atención a su madre con atisbos de recelo. Don Juan Carlos y el rey Felipe aún no se han dado cuenta del aviso de temporal.

5.- La calma que precede a la tormenta.- La reina se retira con una sonrisa de pose y la princesa y la infanta retoman su pose. Doña Sofia anima al fotógrafo a que haga la fotografía. Don Juan Carlos, como buen lobo de mar, ya ha detectado las olas gigantes.

6.- Y empieza el vendaval.- La princesa denota gran complicidad con la reina. Ambas realizan un movimiento para romper la pose; Leonor alza la barbilla y pierde su sonrisa, la reina se interpone frente al fotógrafo y toca el pelo de su hija. El rey Felipe solo le hace falta un vistazo para notar que ya se ha desencadenado el choque. Don Juan Carlos mira atónito y su cara denota el que ve como dos trenes van a chocar y no puede hacer nada para evitarlo. La cara de Doña Sofia denota leve decepción.

7.- El momento más tenso.- Doña Sofia atrapa a la princesa con rudeza, la reina toca la mano de esta y se inclina hacia el grupo, Leonor empieza a hacer el gesto de retirar la mano de su abuela, Felipe denota desagrado y se prepara para intervenir adelantando su pierna derecha y su mano izquierda hacia el grupo. Noten la poca distancia que hay entre unos y otros. En momentos de tensión, cuanto menos distancia hay entre los implicados, más riesgo de “explosión” emocional existe.

8.- El rey Felipe no puede parar el choque.- Al parecer la reina está hablando con Doña Sofia que denota una mezcla de tristeza y sorpresa. Leonor denota leve enfado. El rey deja que hable la reina y no puede parar el enfrentamiento público. Aún no ha tocado el brazo de Letizia.

9.- No hay vuelta atrás.- Doña Sofia no rehuye el choque. Su cara denota enfado y asco; se está enfrentando a Letizia. Felipe está intentando apagar un fuego (fija su atención en Letizia e inclina aún más la cabeza a un lado denotando intento de conciliación) cuando otro está empezando a prender. Doña Sofia vuelve a coger el brazo de Leonor y esta vuelve a iniciar el movimiento de rechazo de este. Don Juan Carlos está atónito y se detiene brevemente.

10.- Felipe toma el control.- el rey Felipe decide imponerse; agarra a Letizia y habla con su madre. Leonor está en proceso de huida.

11.- La resignación de Doña Sofia.- Tras las palabras de Felipe, Doña Sofia hace un intento muy breve de réplica (su cuerpo se inclina hacia él) pero rápidamente retrocede y abandona el grupo.

Las relaciones familiares pueden resultar a veces tensas. Ser personajes públicos y tener desavenencias puede que generen situaciones como las aquí visionadas. En mis cursos abogo por serlo y no parecerlo, pues en algunas ocasiones pueden aflorar los verdaderos sentimientos y jugar una mala pasada.


 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest