Seleccionar página

Actualmente, el panorama político está trayendo nuevas caras y nuevos estilos en la forma de transmitir los mensajes políticos. Se busca la frescura, las ideas poderosas y la cercanía. Hay dos caras que focalizan la atención mediática. Una es el líder del partido de reciente creación “Podemos”; Pablo Iglesias, y la otra es el nuevo secretario general del PSOE; Pedro Sánchez.

Ambos son relativamente jóvenes. Pablo Iglesias tiene 36 años y Pedro Sánchez 42. Cuentan con alta formación académica, trabajando ambos como profesores universitarios. Poseen grandes habilidades comunicativas. Desde aquí quiero resaltar sus virtudes.

Pedro Sánchez:

  1. Atractivo.- Desde el punto de vista de la persuasión, el atractivo de una persona predispone al interlocutor a prestar más atención

  2. Sonrisa.- Tiene una sonrisa bastante convincente, acompañada por las arrugas de expresión de los ojos, que hacen que se convierta en sonrisa verdadera con facilidad

  3. Correcto en su lenguaje verbal y no verbal.- No sé si catalogarlo como punto fuerte, ya que no llama especialmente la atención en este punto. Podemos considerarlo como correcto. Sabe cómo utilizar las manos, el ritmo, el tono y cuida su postura. Pero no destaca. Es bueno en todo, pero no destaca.

Pablo Iglesias:

  1. Imagen distinta.- Su imagen está alejada del estereotipo de político actual. Su estilo se podría catalogar como “descuidado”. Suele acudir a los programas televisivos con corbata y camisa, pero la corbata no está ajustada al cuello y la camisa tiene el primer botón desabrochado. El pelo recogido en coleta y la perilla son su seña de identidad visual

  2. Preocupación e interés.- Sus ojos pequeños y casi siempre entrecerrados, y su arruga de expresión en el entrecejo, hacen que parezca que siempre está pensando y mostrando interés a lo que se dice o pasa

  3. Control emocional.- Es básico a la hora de transmitir. Estoy sorprendido por el magnífico control emocional que posee. He visionado muchos vídeos de Pablo Iglesias, y no le he visto nunca perder el control emocional. Sabe utilizar la ironía, sabe pedir perdón, sabe bajar el ritmo cuando otros están exaltados, sabe subirlo para que otros pierdan las formas. Es increíble.

Además de estos tres puntos fuertes de cada candidato en su lenguaje corporal, quiero mostrar las posturas básicas de ambos candidatos durante sus intervenciones televisivas:

Pedro Sanchez mantiene una postura muy correcta; cuerpo levemente inclinado hacia adelante, mano izquierda apoyando el discurso, mano derecha descansando suavemente en la pierna, cruce de piernas cómodo que hace bloquear el movimiento de pies.

Pablo Iglesias tiene una postura de extrema seguridad en si mismo; ocupa mucho espacio, la pierna la tiene cruzada ocupando el máximo espacio posible, su brazo izquierdo está detrás del respaldo del asiento, el otro se apoya en la rodilla. Esta imagen denota que no tiene miedo y que se encuentra cómodo. No se protege; tiene el pecho “descubierto”.

Ambos candidatos están aportando estímulos nuevos a la política española. Ambos quieren cambiar la sociedad y quieren mandar un mensaje de que ellos no son lo mismo que la cúpula política actual. Por ahora, Pablo Iglesias ha conseguido mandar ese mensaje. Pedro Sánchez está en ello.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest